Zaragoza, 23 de mayo de 2019. El Director del Área de Negocio de Energía de la empresa aragonesa SAMCA, Javier del Pico, ha sido designado nuevo presidente del patronato de Fundación CIRCE. El nombramiento se ha producido durante la reunión anual del patronato, máximo órgano de gobierno de la entidad, por unanimidad.

Javier del Pico (Zaragoza, 1971) ocupa el cargo de Director del Área de Negocio de Energía en el Grupo SAMCA desde hace 23 años. Entre otras responsabilidades relacionadas con el apoyo en temas energéticos a las restantes áreas de SAMCA, lidera el desarrollo y la explotación de una capacidad de generación eléctrica superior a los 500 MW, distribuida en centrales de cogeneración, parques eólicos, centrales solares termoeléctricas y centrales solares fotovoltaicas, capacidad a la que pronto se sumarán nuevos proyectos en fase final de desarrollo. Aunque Del Pico ha desarrollado gran parte de su trayectoria en SAMCA, se inició como becario en CIRCE en los veranos de 1994 y 1995, destinado en las centrales térmicas ‘Teruel’ (Andorra) y ‘Escatrón’.

Del Pico afronta este cargo con la “máxima responsabilidad” y alineado con el compromiso de CIRCE por impulsar la mejora de la eficiencia energética y el despliegue de energías renovables mediante el desarrollo de actividades de I+D+i y acciones formativas que respondan a las necesidades de los sectores productivos nacionales e internacionales, contribuyendo a un desarrollo sostenible.

Del mismo modo, ensalza el trabajo de CIRCE, al que considera “uno de los principales centros tecnológicos de referencia internacional en el ámbito de la energía” y valora la innovación como un “factor determinante” dentro del tejido empresarial. “El aprovechamiento masivo de los recursos renovables, la eficiencia energética en el consumo, el desarrollo de sistemas de almacenamiento, las redes eléctricas inteligentes, la movilidad eléctrica, el uso del hidrógeno, son sólo algunas de las áreas que van a demandar grandes innovaciones para poder hacer compatibles los niveles de calidad de vida y progreso que demandamos como sociedad, con la necesidad inaplazable de reducir la influencia humana en el cambio climático”, argumenta Del Pico, que incide en que “las empresas necesitan apoyo de los centros tecnológicos que les permitan reducir los tiempos y los riesgos inherentes a los procesos de innovación”.