Empresas y organizaciones internacionales de un gran número de sectores han colaborado durante tres años para promover el despliegue de esta tecnología de una forma segura, homogénea y fiable

El pasado mes de mayo concluyó la Task 20 de la Agencia Internacional de Energía (AIE) sobre las tecnologías de carga rápida del vehículo eléctrico con la presentación de los resultados de la misma en el mayor evento a nivel mundial en el campo del vehículo eléctrico que se celebra cada año y medio, el Electric Vehicle Symposium. En esta ocasión se celebró en Corea del Sur, en su edición número 28. . El objetivo de este grupo de trabajo, coordinado por CIRCE, era el de analizar el estado de esta tecnologías, identificar los retos a los que se enfrentan y las oportunidades existentes y promover iniciativas para un mayor despliegue de la carga rápida.

La Task 20, que ha durado tres años, ha contado con el apoyo de España, Alemania, Irlanda y Estados Unidos y ha conseguido involucrar a los actores más relevantes del sector: la industria automovilística, fabricantes de cargadores, compañías eléctricas, fabricantes de baterías, universidades y representantes de autoridades públicas, procedentes no solo de los países participantes sino también de otras latitudes con una muy relevante actividad en el vehículo eléctrico como son Japón y China.

El método de trabajo de la Task ha consistido en el intercambio de información, experiencias y opiniones a través de reuniones regulares de sus miembros. Además, y con el ánimo de aumentar la participación de los principales actores no solo aquellos que asistían de forma presencial a las mencionadas reuniones, CIRCE creó una extensiva encuesta on-line con el título “Actuales barreras y futuras soluciones para un mayor despliegue de las tecnologías de carga rápida”. Dicha encuesta han participado más de 50 organizaciones de Europa, América y Asia. En total, se han organizado tres eventos temáticos además del evento de lanzamiento del grupo en Los Ángeles en mayo de 2012, donde se discutieron las principales barreras y retos a los que se enfrentaba la carga rápida.

La segunda reunión del grupo de trabajo se celebró en Tokyo y Nagoya en Junio de 2013 y contó con el apoyo del Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón. La temática de aquella reunión fue el progreso del despliegue de la carga rápida en Europa, Japón y EEUU.

La tercera reunión de la Task se organizó en paralelo al EVS27 en Barcelona en Noviembre del mismo año y tuvo como tema principal la interoperabilidad. La última reunión de la Task 20 se celebró en Niza en colaboración con otra Task de la AIE (Task 10) y se centró en el impacto de la carga rápida en la batería del vehículo eléctrico.

Las conclusiones de aquellas reuniones y la información compartida han servido de base para la preparación del Informe Final de la Task 20, elaborado por CIRCE y que se puede encontrar en la web oficial de la AIE. En el informe se han incluido también los resultados de la encuesta que viene a complementar y enriquecer los detalles técnicos y no técnicos analizados en las reuniones.

El Informe Final está dividido en seis secciones, donde se discuten los aspectos más importantes de la carga rápida. En la primera de ellas se hace una análisis del estado actual del arte tanto para carga inductiva como para carga conductiva y se describen los dos principales estándares de carga conductiva existente: CHAdeMO y COMBO.

En las siguientes dos secciones se discute el impacto de la carga rápida en la red eléctrica y en la batería del vehículo y se presentan diferentes soluciones para reducirlo. A continuación, se hace una análisis de los posibles modelos de negocio para carga rápida, uno de los temas más complejos para estas tecnologías y se pone de manifiesto la relevancia de desarrollar sistemas interoperables.

Tras una breve sección en la que se presentan las experiencias de los miembros de la Task en el concepto V2G (Vehicle-to-Grid), el informe se cierra con una sección que presenta la actual situación de la carga rápida, con ejemplos específicos en cuatro países, y su proyección en el corto, medio y largo plazo. Esta última de especial relevancia dado que nos brinda una información de gran utilidad en cuanto al marco temporal en el que las soluciones y aplicaciones serán puestas en el mercado según los participantes de este relevante grupo de trabajo con el reconocimiento de la Agencia Internacional de la Energía.