CIRCE presentó ante el grupo de trabajo especializado en este ámbito, en el que ingresó recientemente como representante español, los resultados obtenidos en dos proyectos en los que ha desarrollado un sistema de carga por inducción de 50kW

La Agencia Internacional de la Energía celebró la semana pasada la tercera reunión del Grupo de trabajo sobre carga inductiva de vehículo eléctrico (“Task 26”), que lidera el Laboratorio Nacional Oak Ridge de Estados Unidos. La reunión tuvo lugar en Göteborg (Suecia) y fue organizada por el instituto de investigación Sueco ICT Viktoria. Hasta la ciudad sueca se desplazaron representantes de los distintos integrantes del grupo de trabajo, procedentes de todo el mundo como Transport for London (Inglaterra), Volvo (Suecia), IPT Technologies y el Instituto Fraunhofer (Alemania), Electricity Supply Board (Irlanda), Underwriters Laboratory (Canadá), Grupo Ivory (Letonia), el Departamento de Energía de los Estados Unidos y CIRCE, que ingresó recientemente en este grupo de trabajo como representante español.

En la reunión se abordaron diversos aspectos sobre la carga de vehículos eléctricos, especialmente los enfocados hacia la carga por inducción de alta potencia, motivo por el que CIRCE fue invitado a presentar su experiencia en dichos sistemas. CIRCE mostró así los resultados y desarrollos alcanzados en los proyectos Unplugged y Victoria, en los que ha diseñado y construido un sistema de carga por inducción de 50 kW, que en el caso del segundo proyecto permite además de la carga estática, los métodos conocidos como carga estático en ruta y carga dinámica. Estos tipos de carga permiten, respectivamente, cargas de corta duración en las paradas de los autobuses o en los semáforos, y la carga de los vehículos mientras circulan.

Durante la reunión este último modo de carga levantó gran interés y fue ampliamente debatido y comparado con otros, tales como la carga por catenaria o la carga por contacto mediante el uso una pista electrificada en la carretera.  Se presentaron diversos estudios tanto de carácter técnico como económico, comprobándose que la carga por inducción presenta importantes ventajas frente a los sistemas tradicionales, aunque sigue siendo necesario investigar en completar su desarrollo.

Así mimo, se presentaron diversas experiencias de carga de baja potencia, resultado del proyecto Green Emotion y de pilotos de despliegue en Gothenburg, así como la experiencia en un autobús inductivo que ya está funcionando en Londres, ciudad que muestra una gran iniciativa en la implantación de dicho sistemas.

Finalmente se analizaron diversas aplicaciones de la carga de vehículos por inducción para su aplicación en otros medios de transporte como barcos o aviones. CIRCE por su parte, aprovechó la ocasión para exponer los resultados del proyecto europeo Niwe, que también utiliza el acoplamiento inductivo, pero en este caso para alimentar hornos de función, permitiendo incrementar la eficiencia y flexibilidad de la planta de producción.