CIRCE presentó ayer los resultados del proyecto Servicio de apoyo para una Industria Química Europea Sostenible en un evento que congregó a expertos de los ámbitos público y privado del sector químico de toda Europa

La Asociación de Regiones Europeas Innovadores (ERRIN por sus siglas en ingles), celebró ayer un evento con el fin de promover alianzas en el campo de la bioeconomía entre regiones europeas. Este encuentro está alineado con la visión de la Comisión Europea, que ha identificado como una prioridad el desarrollo de economías y conocimiento en el campo de bioeconomía. Su objetivo de convertir el continente europeo en la región del planeta más avanzada en este campo, y así desacoplar la economía de los recursos de orden fósil. Al mismo tiempo, la Comisión Europea pretende desarrollar un nuevo paradigma económico que promueva nuevos empleos de alta cualificación hacia una economía más sostenible, tanto en la producción como en los propios productos que generan las empresas de bienes de consumo.

El evento contó con representantes de la Comisión Europea, así como de distintas regiones con prometedoras iniciativas en la promoción y movilización de sus empresas y centros de investigación hacia estrategia de bioeconomía ambiciosas y largoplacistas. En este contexto, CIRCE presentó los desarrollos del proyecto europeo Servicio de apoyo para una Industria Química Europea Sostenible, liderado por el propio centro y financiado por la Dirección General de Crecimiento de la Comisión Europea. A través del coordinador del proyecto y Responsable de Posicionamiento en Europa de CIRCE, Ignacio Martín, se presentó cómo el proyecto pretende desarrollar una herramienta de autanálisis que ayude a todas las regiones europeas a orientar, mejorar y estimular sus estrategias de bioeconomía a nivel regional. Esta herramienta estará disponible en la página web de la propia comisión europea, la cual obtendrá los datos de los participantes regionales para desarrollar nuevas políticas europeas a largo plazo.

Por otro lado, el proyecto está apoyando a 6 regiones modelo seleccionadas por la Comisión Europea en el desarrollo de sus estrategias a través de un servicio independiente, externo y experto que les ayude en esta tarea. El primer paso ha sido analizar en detalle la situación en la que se encuentran las regiones estudiadas en cuanto a su disponibilidad y variedad de sus recursos, sus infraestructuras, la fortaleza de sus estructuras industriales, etc. Como resultado, se seleccionaron las opciones más prometedoras que pudieran facilitar la atracción de inversión y de esta forma, llevar a cabo un escalado y desarrollo de los proyectos identificados como prioritarios en cada region. El siguiente paso consistió en organizar reuniones con los principales actores en cada región con el fin de identificar las inversiones, dentro del marco de la bioeconomía, que las regiones quieren apoyar. Como resultado, el más relevante del proyecto, se desarrolló un informe para cada región en el que se identificaba las recomendaciones, la estructura, la forma de monitorizar los planes propuestos y las actividades que tienen que llevar a cabo en cada región para atraer y poner en práctica las inversiones requeridas y alinearlas con las estrategias regionales