CIRCE ha organizado, junto con el Ministerio de Agricultura y Asaja, la jornada ‘Aplicación de la bioeconomía circular para el desarrollo rural a través de la biomasa’ en Madrid
Más de 90 asistentes se han dado cita en este evento donde el centro tecnológico ha expuesto el alto potencial de madera de podas agrícolas y renovación de plantaciones como fuente energética

El proyecto uP_running concluye tras tres años de intenso trabajo con una jornada en la que CIRCE ha posicionado la biomasa como motor del desarrollo rural. En el evento, celebrado en Madrid y organizado por el Ministerio de Agricultura a través de la Dirección General de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal, CIRCE y Asaja, se dieron cita más de 90 asistentes. La jornada estuvo definida por una primera parte basada en el marco para el desarrollo de la bioeconomía y una segunda donde se expusieron experiencias, casos de éxito e iniciativas en marcha en la utilización de biomasa en la producción de bioenergía en áreas rurales.

En este segundo bloque, Daniel García Galindo, por parte de la Fundación CIRCE, como coordinador del proyecto uP_running, presentó los resultados y principales mensajes que pueden extraerse tras los más de tres años de ejecución del proyecto H2020 uP_running.

Este proyecto, que persigue desbloquear el alto potencial de madera de Podas Agrícolas y Renovación de Plantaciones (PARP) en Europa y promover su uso energético sostenible, se presentó como un ejemplo de colaboración entre los sectores agrícolas y tecnológicos de la biomasa. De hecho, este proyecto se ha desarrollado de la mano de un consorcio de once empresas y entidades de siete países diferentes entre los que se encuentran CIRCE y Asaja Huesca.

Daniel García compartió con los asistentes que la madera de PARP es una energía renovable, altamente infrautilizada, y que puede ser competitiva en el mercado actual, aportando una serie de beneficios intangibles para el medio rural, la reducción de emisiones de GEI, la mejora de la sanidad en explotaciones agrícolas, o la reducción de riesgos de incendios.

En la jornada también intervinieron Ángel Samper, Secretario General de ASAJA Huesca; ENCE; el ayuntamiento de Vilafranca del Penedés; Athisa Biogeneración; Cooperativas Agro-Alimentarias; Ente Vasco de la energía; AVEBIOM; y varios grupos operativos vinculados a la Asociación Europea de Innovación para la productividad y Sostenibilidad Agrícola presentando experiencias e iniciativas puestas en marcha basadas en la bioeconomía circular.

Por su parte, el Secretario General de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, afirmó que en España hay unas 30.5 millones de toneladas al año de “agro-residuos” que no se potencian energéticamente, siendo la valorización energética de estas una alternativa eficiente y sostenible para reorientar el modelo productivo hacia uno circular basado en la bioeconomía.

A continuación, la Directora de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal, Isabel Bombal presentó la financiación para la bioeconomía en el próximo programa marco y en la PAC, así como oportunidades existentes para la bioeconomía a nivel nacional, de los fondos FEADER (en programas de desarrollo rural) y para la innovación (H2020 y otros mecanismos).

Además, este primer bloque contó con las ponencias de Ignacio Seoane, de la Unidad de Medio Ambiente, Cambio Climático, Selvicultura u bioeconomía; un experto del Instituto Nacional de investigación y Tecnología Agraria (INIA); y un representante del Centro para el Desarrollo Tecnológico industrial (CDTI).

La jornada puso de manifiesto diversos beneficios de la biomasa como la creación de empleo, la revitalización del entorno rural o la prevención de incendios y la necesidad de impulsar la colaboración entre agentes del sector. También se constató que para usar la biomasa como fuente de energía es preciso apostar por nuevas instalaciones y tecnologías y trabajar en nuevas legislaciones.

  • La jornada se retransmitió en streaming y puedes verla aquí.